Entrevistas Moda

Entrevistamos a Moisés Nieto días antes de su desfile

moises-nieto-en-su-estudio-1600x900

Moisés Nieto es uno de esos talentos que hace cinco años llamábamos emergentes y que hoy en día están consagrados por méritos propios en el presente de la moda patria. Juventud y talento podrían ser buenas palabras para definir el trabajo del diseñador, que posee su propia marca de moda femenina desde el año 2011. El trabajo de Moisés es el de un artesano que presta su talento al servicio del detalle. Refinado gusto que ha sido premiado y reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras. Cuando faltan pocos días para el desfile de su nueva colección, Oblicuo se encuentra con él en su estudio de Madrid.

Después de tanto premio y reconocimiento… ¿de qué sirve y dónde se quedan los premios? ¿Está sobrevalorado un premio?

Realmente hay que darle el valor que tiene a cada premio. Algunos sirven para tener reconocimiento y otros económicos vienen muy bien para la empresa. Algunos premios se olvidan y terminan cogiendo polvo encima de algún mueble. Hay premios que te cambian la vida y otros se te quedan grabados en la memoria para siempre, premios que solo los rozas y no llegas a conseguirlos o se te resisten y muchos otros que solo los sueñas.

Para usted, ¿cuál es el mayor premio?

El mayor premio es poder vender mis colecciones. Ver cómo algunas japonesas locas visten mis prendas. Sentir que finalmente el esfuerzo de crear una colección llega a su meta final, que es el armario de alguna chica. Para mí ese es el verdadero premio, además del aprendizaje que voy adquiriendo día a día. Así que realmente lo miramos desde este punto de vista en el que cada jornada es como ganar un pequeño premio.

¿Qué le diferencia de los demás noveles de su generación?

Imagino que la barba, jajaja. Creo que más que diferencias, existen cosas en común. Nuestra generación diseña, produce y vende. Nos interesan las nuevas formulas y canales de venta. Aspiramos a un mercado internacional y sobre todo nadamos hacia una misma dirección para que el relevo de la moda española sea mejor que el legado que nos han dejado.

¿Cómo relataría su trayectoria profesional? ¿Qué destacaría? ¿Qué errores no volvería a cometer?

Es una trayectoria muy corta aún, la marca comenzó en 2010 pero no se fundó hasta 2012 cuando gané el premio L´Oreal en el Ego de Cibeles. 6000€ euros que fueron directamente a una cuenta bancaria para crear una empresa. Desde ese momento ha sido una carrera de fondo y casi a ciegas. Tuve que aprender a gestionar una empresa, lidiar con proveedores y fabricantes, ir a ferias, buscar compradores y tener poco tiempo para diseñar. Estos seis años están cargados de buenos momentos, de éxitos impensables, de satisfacción personal y una obsesión absoluta por mi trabajo. También hay altibajos y momentos de querer tirar la toalla. Pero soy de los que siempre ve el vaso medio lleno. Estoy aprendiendo muchísimo de los errores que cometo inconscientemente por falta de conocimiento, pero me gusta arriesgar y coger el toro por los cuernos.

MOISES_NIETO_LOLA_2_980

Es de obligada cuestión preguntarle por sus fuentes de inspiración o básicos en cultura.

Tengo especial debilidad por el arte nacional. Crecí obsesionado con las mujeres de Julio Romero de Torres, con las túnicas y tejidos de los vestidos de El Greco y con el barroquismo oscuro de Velázquez. España para mí siempre es una fuente inagotables de inspiración. Me apasiona la mujer melodramática de Lorca, que fue el punto de partida de mi última colección O/I 2016, o las suecas en Torremolinos en los años 70 rodeadas de latin lovers y de topicazos Españoles. Tenemos una cultura muy interesante de donde se pueden sacar infinitas inspiraciones.

Cuando trabaja, ¿qué es lo que más le gusta o con qué disfruta más?

Cada parte del proceso creativo de una colección tiene su punto. Me encanta el inicio, buscar la inspiración y sobre todo el momento de unir ideas y dar con el tema perfecto. Confieso que me encanta coser algunas de las prendas y disfruto como un niño pequeño cuando llegan los tejidos. Otro de los momentos más intensos y especiales es el día previo al desfile. Disfruto con el nerviosismo que me provoca la situación.

Confiese un secreto de couturier…

No me gusta usar dedal.

¿Cómo es la nueva colección y qué va a querer decir?

La próxima colección de O/I 2016-17 es una reinterpretación personal del fusilamiento de las 13 rosas. El grito de 13 mujeres libres, luchadoras, reivindicativas y con ansia de cambios. Con esta colección quiero cerrar una etapa de inspiraciones de la España más profunda.

portada-winter-2015

¿La reivindicación es algo importante para usted?

Siempre me parece interesante mandar un mensaje en mis colecciones. Al final con los desfiles se comunica una idea o concepto. Que el público lo capte, es mi objetivo. Inundar la pasarela con una idea donde la música, el acting, el look y todos los detalles tengan el mismo hilo conductor, y pueda envolverte durante unos minutos en el mundo que yo he diseñado.

¿Cuál es su ideal de mujer perfecta en nuestros días?

Me gusta la mujer anónima, la que lleva la esencia consigo misma. Aquella que no le gusta llamar la atención, pero involuntariamente lo hace.

Su barba es inconfundible y sus “minutos de fama” que diría Andy Warhol se han prolongado en el tiempo. Además de ello, se ha convertido en un apóstol de la moda española, ¿Le molesta ser reconocido?

No tengo la sensación de ser conocido, ni mucho menos. Tengo una vida de lo mas normal. Sí es cierto que me sorprende cuando alguien ajeno me felicita por una colección o recibo e-mails de jóvenes que se siente identificados con lo que hago. Mi marca lleva mi nombre. Si me molestara ser conocido tendría que dedicarme a otra cosa.

¿La moda es arte?

Hay diseñadores que son realmente artistas. Y sí, se podría decir que sus creaciones son dignas de verse en un museo. Pero la realidad es que la moda es industria.

¿Hay algo que le haya quedado por decir?

¡Gracias!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply