Interiorismo

DE LA BOTICA A LA TIENDA ICONO

IMAGEN DE PORTADA

Desde siempre, como parte de su propio estilismo, las marcas cuidan de forma fehaciente  sus campañas de marketing, escogiendo cuidadosamente a las celebridades que las representan, las localizaciones donde emplazar sus catálogos y los eventos en los que presentar sus productos, asegurándose que ello les vaya a procurar la mayor repercusión posible. No obstante, muchas marcas han optado por otra opción, quizá menos presente en las revistas de sociedad, pero sí entre el boca a boca y las redes sociales: el interiorismo de sus tiendas.

Marcas como Camper ya han optado por invertir en darle personalidad a sus tiendas, hacerlas únicas y transmitir, a través de su interiorismo, valores de la marca. Es un marketing más sutil y duradero que una campaña anual, pero también denota más implicación de hacer que la experiencia de compra sea una experiencia total.

Una de nuestras marcas favoritas que lleva a cabo esta técnica de difusión es la marca de cosméticos Aesop. La marca australiana nacida en Melbourne en 1987, comercializa productos cosméticos para el cuidado de la piel, el cabello y el cuerpo, basados en plantas y cosmética química. Íntimamente ligada a las artes, el diseño y la estética, Aesop tiene una imagen de packaging que más recuerda a frascos de remotos boticarios en cuyo interior podrían almacenar pócimas, más que novedosos elixires de cuidado corporal.

Imagen de productos de AESOP.

Su interés creciente por hacer de la tienda algo más que un simple almacén de venta de productos, ha llevado a la marca a crear una sección propia en su página web a la que denominan Taxonomy of design en la que muestran sus tiendas, los materiales que usan y entrevistas con los arquitectos y diseñadores que han colaborado en la realización de cada una de ellas.

Maderas, mármol, hormigón o lino. Son algunos de los materiales que usan los diseñadores que concienzudamente crean los espacios de Aesop en las diferentes tiendas que tienen por todo el mundo. La sostenibilidad, la integración del espacio con el entorno o la recuperación de elementos que pudieran haber en el local antes de que la marca llegara, son máximas que Aesop lleva a raja tabla, las cuales confieren a cada tienda un aspecto y una atmósfera característica que permite también que el comprador se identifique y se sienta que forma parte de ello.

Así mismo, las tiendas de París usan materiales nobles y ostentosos como el mármol o la madera, introduciendo metales brillantes que recuerdan a las calles de la ciudad de la luz.

Aesop store Paris - Saint Honoré 13

Aesop store Paris. Saint Honoré 13.

Aesop Store Paris - Saint Sulpice

Aesop Store Paris. Saint Sulpice.

Las de Japón y Singapur son sencillas y limpias. Realizadas con materiales duros y resistentes como sus culturas milenarias, pero a la vez hospitalarios y amables. No hay esquinas, todo son curvas y hornacinas que hacen que la robustez de los materiales se dulcifique con sus formas redondeadas.

Aesop Store Kyoto - Japan

Aesop Store Kyoto. Japan.

Aesop Store Singapur

Aesop Store Singapur.

Y las londinenses nos trasladan a pequeños salones con reminiscencias victorianas. Con viejos suelos entarimados que muestran que han vivido, y bien podrían contar algún que otro secreto, y cómodas butacas que invitan a sentarse y dejar pasar el tiempo. Esto lo complementan con colores suaves y apacibles que generan esa atmósfera tan tranquila e inglesa.

Aesop Store Mayfair - London

Aesop Store Mayfair. London.

Aesop Store Richmond - London

Aesop Store Richmond. London.

En España todavía no hay ninguna tienda Aesop, y sus productos sólo pueden encontrarse en algunas tiendas multimarca o centros comerciales de Madrid y Barcelona, no obstante, no tenemos ninguna duda que si la marca decidiera abrir una sede en nuestro país sabría captar como nadie la esencia de la ciudad en la que decidiera emplazarse, como ya ha hecho en otras ocasiones.

Quizá sea esa la clave del éxito, hacer que te identifiques, que te sientas en casa, saber que la marca te entiende. O quizá, sea una brillante estrategia de marketing que nos engaña intentando hacernos creer que un mismo producto cubre las mismas necesidades para personas tan distintas como un chino o un noruego, algo que objetivamente sería poco probable. Sin embargo, lo consigue.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply